domingo, 19 de noviembre de 2017

Un hombre encuentra casualmente una antigua tumba griega en una playa de Crimea


Un transeúnte caminaba por la playa cuando vio el borde de una gran losa de piedra en la arena.



Un antigua tumba, presumiblemente de un niño, fue hallada el pasado miércoles en una playa de Eupatoria, en la península de Crimea, Rusia, informan medios locales.  
Un transeúnte que caminaba por una de las playas centrales de la ciudad se topó casualmente con el borde de una gran losa de piedra, se interesó por el hallazgo y lo comunicó al Museo de Historia Local de Eupatoria.
Según los científicos, se trata de una antigua tumba griega antigua que data de finales del IV y principio del III siglo a. C., y pertenecía a la ciudad griega de Kerkinitide, que existía en el oeste de la península. 
En el transcurso de la expedición, los científicos encontraron una serie de objetos en el interior de la tumba, de 1,2 metros de longitud: astrágalos (huesos cortos del pie), dos vasijas y una moneda pequeña.
Hace más de dos milenios la orilla del mar estaba mucho más lejos que ahora y se cree que, posiblemente, habrá más restos arqueológicos bajo el agua.
En la década de los 70, durante la construcción del café 'Teatralnoye' en Eupatoria, se encontró una antigua necrópolis con dos tumbas.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Hace medio siglo la URSS botó su primer crucero de misiles balísticos submarino


Se han cumplido 50 años desde que los ingenieros militares soviéticos superaron por primera vez el potencial de combate de los mejores buques sumergibles de que disponía EE.UU.



Un día como este hace 50 años la URSS botó su primer crucero de misiles submarino. El K-137 Léninets del proyecto 667A salió al mar con los misiles balísticos nucleares de una nueva versión colocándose a la cabeza de dos docenas de sumergibles de esta misma clase, Navaga, y una serie de proyectos derivados.
Para aquel momento la Marina de EE.UU. ya contaba con el submarino estratégico George Washington (la primera nave sumergible con misiles balísticos del mundo) y cuatro más, que siguieron sus pasos. Además, ya surcaban los océanos los cinco submarinos de clase Ethan Allen. De esta manera, la construcción del Léninets era una respuesta al creciente poderío nuclear del país norteamericano.

Clave de la tríada

La Armada soviética cedía dramáticamente ante la flota submarina estadounidense. Iba a emprender un gigante acelerón hacia la paridad de capacidades balísticas en el mar con la de EE.UU., del que el Léninets sería solo el primer paso. No era suficiente diseñar unos análogos de lo que tenía EE.UU.: se trataba de crear una nueva generación de submarinos, núcleo de la componente naval de la tríada nuclear soviética.
Los estrategas esperaban que, en caso de una guerra nuclear, fueran precisamente los submarinos con misiles balísticos el medio menos vulnerable a los contraataques para administrar las cargas nucleares a costas del enemigo. Los sumergibles de propulsión nuclear, bastante silenciosos, estaban destinados a cumplir con esta misión pasando inadvertidos para la defensa costera. 

Difícil decisión

El proyectista jefe fue Abram Kassatsier, un ingeniero con experiencia de supervisión de la construcción náutica en los astilleros de Alemania e Italia. Primero quería aplicar al proyecto 667 la lanzadera rotatoria que había recibido la primera generación de submarinos de propulsión nuclear, pero abandonó aquella idea después de varios años de trabajo.
Su equipo optó por los silos verticales, algo que lo obligó prácticamente a reiniciar el proyecto, hasta que a su designación clasificada se sumó desde ese momento la letra 'A': 667A. Finalmente, el sumergible adquirió una mejor maniobrabilidad, una autonomía de navegación de hasta 90 días y una capacidad de supervivencia elevada incluso con los reactores dañados, debido a un generador diésel adicional.

El servicio

El crucero podía portar 16 torpedos, incluidos dos con cabezas nucleares, y también 16 novedosos misiles balísticos con un alcance que oscilaba entre 2.500 y 3.000 kilómetros.
Se desconoce qué querían decir exactamente los expertos de la OTAN, pero apodaron 'Yankee' (como si fuera estadounidense) a toda la familia de submarinos inaugurada con la botadura del K-137.
23 de los 24 cruceros de esta clase cumplieron su servicio exitosamente entre la década de 1970 y la de 1990. Solo uno —el K-219— se hundió en 1986 cerca de las Islas Bermudas a causa de la detonación de una ojiva y los posteriores percances, salvándose con vida casi toda la tripulación.

Resurge el esqueleto de un monstruo marino extinto en una isla remota de Rusia


El esqueleto de una vaca marina de Steller ha sido descubierto en la costa de las islas del Comandante, en la región rusa de Kamchatka.



Un grupo de funcionarios locales ha descubierto este viernes un esqueleto sin cabeza de una vaca marina de Steller de 6 metros de largo en las islas del Comandante, al lado de la península de Kamchatka, Rusia, informa el portal Siberian Times
En un primer momento, los empleados de la reserva natural pensaron que habían avistado una especie de valla, pero pronto se dieron cuenta de que habían hecho un notable descubrimiento: encontraron 45 vértebras, 27 costillas, una escápula izquierda y otros huesos de esta antigua criatura.
Fue la inspectora de reservas naturales María Shitova quien halló en primer lugar las protuberantes costillas que, según informó, serán expuestas en las islas próximamente.
Tras excavar 70 centímetros durante 8 horas se descubrió el esqueleto sin cabeza de la vaca marina de Steller, un mamífero endémico de esta región que se extinguió en el siglo XVIII. La criatura fue una presa codiciada por los marineros, que la cazaron en gran número hasta su extinción en 1768.
"De acuerdo con los registros históricos, en el siglo XVIII la especie había disminuido a poblaciones remanentes solo alrededor de Bering y de la isla Medni, Rusia", aseguraron años atrás investigadores de la Universidad George Mason, en el diario científico Biology Letters, según Daily Mail
La especie recibió su nombre del explorador alemán George Steller, quien documentó por primera vez su existencia durante un viaje en 1741. Ese descubrimiento produjo gran interés entre los cazadores, que mataron a más vacas marinas de las que podían comer, ya que estimaban que había un suministro interminable.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Estas son las consecuencias de un turista por fotografiar una maravilla del mundo con un dron


El arqueólogo Raúl Barrera asegura que la instantánea capturada por un aficionado "es ilegal, ya que lo hizo allanando un monumento histórico y sin una constancia de levantamiento de imagen".



Una fotografía de la zona arqueológica de Chichén Itzá, la cual fue capturada con un dron por un turista, podría tener graves consecuencias legales. Y es que la imagen además de ser captada por dicho dispositivo, fue compartida en una red social y alcanzó más de 200.000 visitas en tan sólo tres días.
De acuerdo con autoridades federales, el aficionado que capturó una imagen de la pirámide de Kulkulkán la semana pasada, siguió los ordenamientos de uso de drones en México pero no acató las disposiciones legales sobre el aprovechamiento de los bienes de la nación.
En ello coincide Raúl Barrera Rodríguez, director del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), quien dijo a que "es ilegal, ya que lo hizo allanando un monumento histórico y sin una constancia de levantamiento de imagen".
El arqueólogo mexicano agregó que el templo maya "está sujeto a los ordenamientos de la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y la Ley General de Bienes Nacionales", por lo que "capturar imágenes sin el consentimiento del Estado mexicano es ilegal y sancionado".
Estas reglas básicas se impusieron "para que la gente entienda la importancia de la preservación del patrimonio cultural de México, es decir, el tomar una fotografía a un monumento histórico, en un horario que no corresponde al de servicio de Chichén Itzá y sin tramitar los documentos correspondientes, es inadmisible".
Según la Ley Federal de Derechos del INAH, el monto que se debe pagar para obtener un permiso de filmación y/o videograbación solo por un día es de 10.227 pesos, lo equivalente a 537 dólares. En caso de que se requiera tomar fotografías de algún monumento histórico, el precio es de 5.113 pesos, cerca de 268 dólares.
Ante la polémica fotografía, usuarios de redes sociales aseguraron que "valió la pena el riesgo".
Otros internautas cuestionaron la actuación del INAH, asegurando que si la posible sanción impuesta al fotógrafo corresponde a un tema meramente lucrativo de dicho organismo gubernamental.
Algunos más compararon el hecho con Google Maps, quien "comercializa fotos hasta de nuestras casas".

Así encubrían los médicos al peor asesino en serie de Alemania


El enfermero está acusado de matar a más de un centenar de pacientes "por aburrimiento", según lo confesó el mismo asesino ante el tribunal.



Niels Hoegel, un enfermero alemán que en agosto de este año fue acusado de matar a cerca de 90 de sus pacientes, está siendo actualmente procesado por acabar con la vida de 106 personas en dos clínicas de Alemania, informa AFP. Si finalmente se confirma su autoría y es condenado, este hombre de 41 años se convertirá en el peor asesino en serie en la historia de la nación europea. 
Según declararon los investigadores el pasado jueves, el saldo provisional de víctimas de Hoegel podría incluso aumentar a medida que la Policía analiza más cadáveres de entre quienes fueron sus pacientes. El cruel método usado por Hoegel para no ser detectado consistía en inyectar grandes cantidades de medicamentos a los enfermos para disminuir su presión sanguínea, con el objetivo de llevarlos al borde de la muerte y poner a prueba su capacidad para reanimarlos.   
Según dijo Hoegel ante la corte, llevaba a cabo estos experimentos mortíferos con sobredosis de medicamentos "por aburrimiento". Algunos médicos sostienen que Hoegel padece el así llamado trastorno facticio impuesto a otro, por el que la persona que lo sufre perjudica a otra para comportarse luego como un héroe tras salvarla, según Mail Online. 

Los médicos cierran los ojos

El mismo medio revela cómo los médicos de los hospitales de Oldenburg y Delmenhorst, en Baja Sajonia, hacían caso omiso a claros indicios de las acciones criminales de Hoegel. De hecho, cuando 'el Doctor Muerte' trabajó en el centro hospitalario de la ciudad de Oldenburg, uno de sus compañeros notó que en un solo fin de semana se registraron 14 reanimaciones para cinco pacientes que, finalmente, murieron.
Sin embargo, cuando el colega confesó sus sospechas a las autoridades del centro, estas, en vez de llamar a la Policía, transfirieron a Hoegel al otro departamento, el de anestesia. En 2002 'el Doctor Muerte' se despidió de la clínica de Oldenburg, donde trabajó desde 1999, dejando tras de sí al menos 38 muertes, recoge 'Reuters'. 
El enfermero siguió adelante con su práctica letal en una clínica de Delmenhorst, donde hasta 2005 habría de matar a unos 70 pacientes más. Como señalaron las autoridades del hospital, durante los años 2003 y 2004 la tasa de mortalidad en la instalación casi se dobló, en comparación con los datos de años anteriores. Según los médicos, durante el mismo período el consumo de ajmalina, el fármaco preferido de Hoegel y su principal 'herramienta',fue siete veces más alto de lo habitual. 
Sin embargo, nadie denunció al enfermero, hasta que a finales de 2004 el principal médico de la clínica de Delmenhorst analizó los datos del consumo de medicamentos cardíacos, calculó el número de pacientes que habían muerto mientras Hoegel estaba en servicio y acudió a la Policía para trasladarle sus sospechas. En 2008 el alemán fue sentenciado a siete años y medio de prisión por asesinato, pero en 2015 dicha pena se convirtió en cadena perpetua debido a los nuevos casos que todavía siguen saliendo a la luz.